LA CENA IDEAL PARA DORMIR MEJOR

Helena González, nutricionista energética y graduada en medicina china, nos regala este post continuación del anterior. Espero que los disfruteis.


Dime que cenas y te diré como duermes o como te levantas. La última comida del día es la que más nos va afectar a nivel energético y fisiológico durante la noche y en nuestro estado al levantarnos.

Y, ¿porque es tan importante la cena para dormir y levantarme bien?

Por la noche, cuando llegamos a casa tarde del trabajo o hemos acabado con todas las tareas del día, es el momento en el que nuestro cuerpo y nuestra mente acumulan más tensión. Hemos estado todo el día haciendo y haciendo, de aquí para allá. Coche, metro, autobús, prisas, agenda, niños, compra, gimnasio… un sinfín de actividades! Seguramente, apenas nos hemos dedicado un momento para encontrarnos con nosotros mismos, para conectar con nuestro cuerpo, nuestras emociones… para SER. HACER es lo que prioriza en nuestra sociedad actual, sin embargo, nuestra alma, no se alimenta del HACER sino del SER.

Cuando llegamos a casa después de tanta actividad y con mucho cansancio físico y mental, hambrientos, lo que más deseamos es RELAJARNOS, si? Y entonces, la mayoría empezamos a abrir los armarios buscando algo para picar si la cena no está lista, nos relajamos con algo de alcohol, o nos sentamos en la mesa a DEVORAR esa cena. Comemos hasta sentirnos relajados. Y con la barriga llena, nos tumbamos en el sofá, delante el televisor o delante el ordenador. Habrá quien le entre al cabo de un rato, un sopor y sienta una profunda relajación. O por el contrario, después de cenar se sienta aún más activo. Aunque en los dos casos, es probable que al ir a la cama nos cueste conciliar el sueño (insomnio inicial) o nos durmamos profundamente pero entre la 1h y las 3h de la mañana…nos despertemos y empiece el insomnio (insomnio medial).

¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué no puedo dormir? Estoy ansioso, nervioso, con mucha actividad mental, tenso, activo… ¿porque? Porque estás digiriendo la cena. Esa cena tardía, en la mayoría de los casos, y copiosa (con carne, quesos o embutidos, horneados como pan, pizza, alcohol, fruta cruda (activa)…). Vuestro Hígado en vez de estar descansando, almacenando la sangre (lo hace durante la noche), está haciendo la digestión! Si el Hígado está trabajando, difícilmente puede haber un sueño reparador, y muy probablemente haya insomnio. Vuestro sistema nervioso no está recibiendo suficiente energía para “reparar” y nutrir sus neuronas de toda la actividad mental del día porque gran parte de la energía está en vuestro sistema digestivo! De esta manera, con cenas tardías y densas, es difícil poder tener un sueño profundo y reparador, y levantarme al día siguiente con mucha energía y con ganas de comerme el mundo.

Entonces, ¿cual es la cena ideal para dormir bien y mejor? Una cena temprana y ligera, y por supuesto que ME RELAJE! Toda esa tensión con la que acabo al final del día, esa inercia de actividad y prisas las puedo relajar con una cena que me de DULZOR y PAZ INTERIOR.

¿Qué alimentos me van a dar DULZOR Y RELAJACIÓN? Las verduras dulces como la calabaza, la zanahoria, la chirivia, la cebolla, el calabacín, la coliflor… cocinadas en finas cremas. Las cremas de verduras dulces o los caldos de verduras son platos muy ligeros (la verdura está ya triturada o en caldo) que no implican mucha fuerza de digestión. Al final del día quiero que mi Hígado se relaje, no voy a darle más trabajo!

Si se tiene más hambre y se cena con unas 3 horas de antelación antes de acostarse, se puede añadir a la crema o caldo algo de pasta o cereal (mejor integral) o proteína vegetal como seitán, tempeh o tofu ahumado. Las verduras hechas al vapor también dan al cuerpo y a la mente una energía de relajación. Sin embargo, las cremas son el plato ideal para conseguir un estado de relajación y quietud por la noche.

Alguien puede pensar: ¿y sólo eso para cenar? con el hambre que llego yo a casa! Y siempre es bueno preguntarse: ¿Cuántos kilómetros tengo del sofá a la cama? Muy pocos metros, muchos menos de los que recorro cada día durante mi jornada!

Los alimentos nos dan energía en forma de glucosa para que podamos funcionar y hacer actividades. Para ir a dormir no necesito un depósito de energía lleno, mi cuerpo va estar en ralentí, con una mínima actividad. Por la mañana es cuando debo llenar ese depósito al máximo, para rendir de forma estable durante todo el día!

Querer quitarnos esa tensión acumulada de todo el día, ese estrés, esa rabia, insatisfacción… devorando comida, es un ERROR. El cuerpo Emocional no tiene dientes! Las emociones las podemos trabajar de otra manera (ejercicios de relajación, inducciones, yoga, masaje…). Recordad: vuestros cuerpos físico, mental y emocional llevan activos, a un ritmo frenético, todo el día, queredlos y no los canséis más. FELICES Y DULCES SUEÑOS!

Helena Gonzalez

Podeis consultar recetas en: http://www.vidaenergetica.blogspot.com

Anuncios