Actualizaciones recientes Página 2 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Ismael 15:13 el 16 January 2010 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , ayuda, causas, , fármacos, , , miedos, , , síntomas   

    Consejos para dormir? Vale, pero qué vas a hacer tú? 

    Gracias Aurora, me alegro que este blog te sirva de ayuda. Te contesto a tu comentario en forma de post.

    Lo que cuentas me suena muy familiar, que tu cuerpo se vaya acostumbrando a fármacos o a productos naturales…
    Los dos tienen la misma base terapéutica, lo que hacen es aliviar los síntomas, aunque los fármacos, al ser de acción más fuerte, normalmente tienen más efectos secundarios que los productos naturales.

    En mi caso, cualquier producto que me sedara o me proporcionase un sueño más profundo no solucionaba la causa de mi insomnio. Eso si, como dices tu, empezaba a estar bien hasta que mi cuerpo se habituaba.

    Lo que hacía yo era decirme: Anda, que bien, parece que ya vuelvo a dormir mejor! Eso me ilusionaba y cuando mi cuerpo se acababa acostumbrando porque las causas subyacentes todavía permanecían ahí, la frustración de haber fracasado ayudaba a que el insomnio volviera con más fuerza que nunca.

    Ahora me he dado cuenta de cómo dejaba la responsabilidad en unas pastillitas simplemente y si ya dormía mejor me olvidaba de mi completamente, me olvidaba de si había algo más detrás de esas noches en vela. Cierto es que el insomnio me agotaba hasta tal punto que si dormía bien durante una temporada lo último que quería hacer era preocuparme por si había algo más, ya me vendrían las preocupaciones solas.

    Porque…a quien le gusta preocuparse?

    Parece que a nadie, aunque todos lo hacemos. Preocuparse viene de Pre-Ocuparse, de estar pensando antes de pasar a la acción, antes de ocuparse. Muchos nos quedamos ahí. Por eso lo que yo propongo es ponerse también en ACCIÓN, porque cuando uno actúa ya no hay preocupaciones, la mente se aquieta y se encuentran soluciones más facilmente.

    Si ya llevas probando una misma cosa durante un tiempo y no hay cambio, no esperes que las cosas cambien solas. Ya estás en el camino para dormir mejor. Has escrito un comentario explicando tu problema y estás buscando soluciones. De momento has buscado fuera.
    Puedes aprovechar esos días en que te sientes bien, más descansada y con más fuerza para preguntarte sobre tus causas, sin juicios, con honestidad. Luego pide ayuda si es necesario para encontrar esas respuestas que ya se encuentran dentro de tí pero que quizás tu mente no las deja salir. Normalmente hay que enfrentarse a los miedos, y nuestra mente por sí sola ya se encarga de que no lo hagamos, por lo que en ocasiones no está de más pedir ayuda externa.

    Así que las causas las puedes encontrar sola, o con ayuda, y eso ya lo verás por el mismo procedimiento que comentaba antes: si llevas probando el mismo tratamiento y no tienes resultados en un tiempo que tu crees que deberías haberlos tenido, entonces cambia! Quizás necesites cambiar la actitud frente al problema. Quizás necesites ser más consciente, y al darte más cuenta de las cosas, de ser más sincera contigo misma, la acupuntura y lo que hagas a continuación te será de mucha más ayuda.

    En breve escribiré un post que ya tenía hace días en mente para comentar algo más sobre tu frase: “meterme en cama es horrible porque pienso que no voy a dormir y no duermo”.

    Para acabar, deciros que lo que yo ofrezco escribiendo este blog son mis experiencias, conmigo y con los demás. El objetivo de este blog no es sustituir nada de lo que estéis ya haciendo para mejorar vuestro sueño. Soy Doctor pero no en Medicina. No voy a dar consejos porque no existe un remedio universal para el insomnio.
    Mi intención es acompañaros a que os hagais preguntas, que os observeis sin juicios, y que mediante mi experiencia y la de otros podais ser conscientes de los recursos que teneis a vuestra disposición para hacer lo que tengais que hacer para dormir mejor.

     
  • Ismael 10:37 el 9 January 2010 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , identificación, , matrix, , programa, responsable   

    Una vez se va el factor estresante, sigo sin dormir. Por qué no cambio de programa? 

    Personalmente, yo desarrollé insomnio crónico debido a una experiencia, o quizás a un cúmulo de experiencias. Aún así, la propia experiencia no fué la que me hizo desarrollarlo, fuí yo el responsable, el que me identifiqué de tal manera con eso que dejé que me afectara, demasiado. Concretamente mi sistema nervioso fué el que lo sufría, con ansiedades y palpitaciones, y algo de depresión; hasta que llegó el insomnio.

    Fueron mis pensamientos negativos, una vez los hechos “causantes” ya habían pasado, los que me llevaron a desajustar finalmente mi sueño. Culpé a la experiencia, a los protagonistas de esa experiencia, conscientemente e inconscientemente durante mucho tiempo. Esa búsqueda de culpables, ya fueran personas o situaciones, me dejaba a merced de algo que realmente no podía controlar. Y así como veía en la causa del insomnio que sufría algo ajeno, también esperaba que algo ajeno me rescatase, sería un nuevo trabajo, una pareja, una fiesta, una nueva terapia, un golpe en la cabeza…

    dónde estaba el superhéroe que me rescatase de esa pesadilla?

    Me costó lo mío darme cuenta que mis pensamientos eran la clave para volver a dormir mejor, aunque ahora lo vea tan claro. Aún así, después de tantos años los pensamientos negativos habían desarrollado también unas emociones negativas que, en mi caso, no cambiaron al instante. El cerebro se ha descubierto que es plástico, estaba programado de una manera y ahora tenía que reprogramarmelo de nuevo, esta vez con un programa que yo escogía. Si, ya sé que suena un poco Matrix pero es así, nuestro cerebro trabaja como un ordenador y mi trabajo entonces era formatear esas partes que no me dejaban dormir. Tenía unos pensamientos corrosivos sobre el dormir que trabajaría para que se volviesen neutros o positivos. El trabajo sobre las emociones ya vendría después.

    Para toda esta reprogramación tuve la suerte de topar con la PNL (Programación NeuroLingüística): una serie de potentes herramientas terapéuticas que me permitían poder estudiar mi experiencia subjetiva y tomar conciencia de mis patrones, de mi viejo programa, para de esta manera poder darle a mi mente una nueva dimensión, un nuevo programa, más sano, más positivo.

    Para los próximos posts tengo experiencias propias y de otras personas con técnicas cognitivas conductuales. De momento, disfrutad de este video

     
    • aurora 18:56 el 13 enero 2010 Permalink | Responder

      hola ismael:
      antes de nada quiero darte la enhorabuena porque llevo meses leyendo todo lo relativo al “insomnio” que he encontrado en la red y eres de lo MEJOR.
      tengo 35 años y nunca habia tenido problemas para dormir hasta que tuve a mi hijo Hugo hace casi 3 años, creo que el ser madre te cambia el sueño, no vuelves a tener ese sueño reparador de antes pero lo mío ya pasa, con creces, de eso. me paso noches enteras sin poder dormir y lo pero es que veo pasar las horas y me pongo cada vez mas nerviosa con lo que agravo la situación y cada vez va a peor. en estos momentos estoy en la situación de que meterme en cama es horrible porque pienso que no voy a dormir y no duermo.
      he estado tomando orfidal, amsium y actualmente estoy con remedios naturales mezclando gotas de avena, passiflora e hipérico, al principio todo empieza bien pero luego tu cuerpo se habitúa y ya no te hace efecto.
      para la semana que viene empiezo con acunputura y ya te contaré que tal me va aunque leerte me ha enseñado a que debemos dejar de buscar culpables a nuestro problema e intentar buscar soluciones, seguro que la solución está dentro de mí pero no soy capaz de dar con ella y por eso te escribo y te pido que sigas con los comentarios que a mí y mucha otra gente que tiene problemas de insomnio nos servirá de mucho.
      muchas gracias.

  • Ismael 11:04 el 7 January 2010 Permalink | Responder  

     
  • Ismael 14:36 el 23 December 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: , aprendizaje, , , identidad, , , solución   

    Preguntas, respuestas y menos Orfidal para tus noches…(II). Atrévete a ser TU! 

    Averiguaste algo más sobre tu insomnio?

    Pregúntate cómo puedes mejorar ahora que sabes algo más sobre tu dormir. Qué vas a hacer? Necesitas cambiar tu entorno, resolver algún conflicto Normalmente los insomnes ocasionales cambian su entorno (cama, temperatura) o resuelven el conflicto en cuestión (exámenes, discusión, dieta) y tema arreglado. Los que ya duermen mal desde hace tiempo, los que sufren de insomnio crónico, necesitan resolver también un conflicto, uno que quizás no han visto durante tiempo y quizás requiera más esfuerzo y sobretodo un cambio de actitud. Darse cuenta de ese cambio y empezar a llevarlo a cabo puede resolver no solamente el insomnio, si no cualquier desequilibrio físico o emocional.

    Será que no nos atrevemos a reconocer ese conflicto?

    Y si lo reconocemos, será que no nos atrevemos a solucionarlo, a cambiar? Normalmente seguimos haciendo lo mismo esperando resultados diferentes. A eso en Programación NeuroLingüística (PNL) se le llama patrón de comportamiento.

    Muy a menudo, una explicación del por qué no cambiamos es que hace tiempo que dejamos de tomar la responsabilidad de lo que nos pasa. Tendemos, por cultura o religión, a poner culpables en el trabajo, la pareja, la familia, los amigos, la sociedad, los políticos, el vecino, la suerte… Recuerda que a muchos de nosotros se nos dijo de pequeños que hablar de uno mismo es de mala educación. Esa moral católica, en mi opinión, ha provocado, en ocasiones, esa falta de automotivación para el cambio al dejar la responsabilidad al otro.

    En mi caso, yo culpaba a mucha gente por mi insomnio, y al mismo tiempo esperaba un superman o superwoman, vestidos de médico o terapeuta, para que solucionaran mi problema. Hasta que hace un tiempo decidí coger “el toro por los cuernos” como se dice aquí, decidí una noche, en la que realmente no podía más, que YO debía tener las capacidades necesarias para combatir ese insomnio tan cansino, que debía tomar las riendas de mi vida para aprender a dormir de nuevo. Había dormido bien hasta los 18, por lo tanto podía revertir el proceso y volver a dormir satisfactoriamente. Lo vi claro

    Cambié de actitud porque en ese instante me dí cuenta que me estaba dando cuenta sobre qué quería realmente hacer en esta vida, más allá de mi profesión. Hasta entonces había tenido una vida de supuesta elección por mi parte, había estudiado la carrera que quería, había estado investigando en la Universidad unos años hasta obtener un doctorado. Parecía que era el dueño de mis decisiones pero en ese momento de cambio comprendí, sin juicios, que realmente me había dejado llevar por las opiniones de los demás. No de mis padres, ni de mis amigos, si no por la llamada sociedad del esfuerzo, de brillar, de competir, de saber más y más.

    Que más podía saber? Había llegado académicamente hasta un límite y ya casi tenía 30 años. No me daba cuenta que el aprendizaje de verdad nunca acaba. Esa noche me dí cuenta, que por muy espiritual y sensible me considerase, no había puesto la atención en mí casi nunca, casi siempre había tenido la atención en el reconocimiento por parte de los demás.

    Ese ánsia de ser alguien, de controlar, de obterner más y más cada vez, me confundía, significaba entonces que ese alguien que ansiaba ser no era todavía YO?

    Darme cuenta de esto solito, comprenderlo en ese momento, por mucha ayuda psicológica que hubiese tenido antes, fué la clave. A partir de ahí, sigo con el cambio hasta que me muera. Ahora sigo siendo EL mismo aunque, puedo decir,  que hago cosas que están más alineadas con quien soy realmente.

    Y tú, quien eres?

    Quien quieres ser?

    Voy a ver si encuentro algunos links o videos interesantes com más información sobre la Identidad…

     
  • Ismael 12:46 el 2 December 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: ahora, conciencia, , Eckhart Tolle, , juicios, , , preguntas, respuestas   

    Preguntas, respuestas y menos Orfidal para tus noches…(I) 

    Sería bueno poder escuchar qué mensaje puede haber detrás de tus problemas para dormir.
    Permíteme que te haga algunas preguntas para que tu puedas contestarte si lo deseas y así poder desentrañar algo más del por qué de esas noches en blanco. Son preguntas que yo me hice en algún momento. Quizás mi experiencia personal te pueda ser útil a ti.

    Te pones limitaciones para poder dormir?

    Cuando las aprendiste?

    Fué por cómo te sentiste con alguien, con algo? Cuanto hace de eso? Realmente piensas que vale la pena seguir con ese pie en el pasado? Porque ese pasado, seguramente te esté amargando la proyección que te haces del futuro?

    Eres de esas personas que quieren controlar, de esas que necesitan auto-vigilarse contínuamente?

    Quizás con este puñado de preguntas no desvelaste nada, quizás si, o mejor aún, quizás no te atreviste a contestar, a buscar en ti por miedo a…QUE?

    Bingo! Ahí puede ser que hayas encontrado la resistencia clave para poder empezar a hacer cambios en tu vida y en tu sueño.

    Queda claro que aprendiste a NO dormir, e igual que aprendiste a NO dormir puedes volver a reaprender a dormir.  Permítete investigar durante unos minutos al día si quieres, sin obsesionarte, permítete escuchar que te dices, que ves, donde lo sientes en tu cuerpo cuando te metes en la cama y no te duermes o quizás cuando te despiertas de madrugada sin poder volver a conciliar el sueño. Qué te saca de la cama si a tu cuerpo todavía le quedan horas para recuperarse?

    Observa y acepta. Si juzgas malo o bueno, puedes frustrarte o euforizarte. El juicio pues, te mantendrá despierto. Observar y aceptar es práctica, al principio resulta difícil porque no estamos acostumbrados, lo hacíamos de niños y luego lo perdemos. Observar y aceptar es tan sencillo que nuestra mente se ocupa de llenar ese espacio tan sencillo con juicios y demás complicaciones. Observar y aceptar es vivir en el AHORA. Por eso te recomiendo que dediques solamente unos minutos al principio por día y luego vayas incrementando ese momento de observación sin juicio a medida que te sientas más cómodo o vayas obteniendo respuestas. Porque está claro que si la mente para, te vendrán respuestas más claras al respecto de lo que sea, de lo que tenga que responderse. Como dice Eckhart Tolle: “Primero debes estar aquí y ahora y luego llegará lo que necesites”.

    Escribe lo que te venga en esos momentos de presencia consciente.

    Continuamos en el siguiente post sobre qué hacer una vez tenemos la información.

    Me despido con un video de Eckhart Tolle, autor de “El poder del Ahora” entre otros, muy inspirador.

     
  • Ismael 10:22 el 20 November 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: confianza, , enfermedad, entrega, , , , muerte   

    El insomnio como camino? 

    Permíteme que te cite el texto sobre el insomnio que escribieron THORWALD DETHLEFSEN y RÜDIGER DAHLKE hace como 25 años en su libro “LA ENFERMEDAD COMO CAMINO”

    Insomnio

    El número de personas que, durante un período más o menos largo, padece trastornos del sueño, es muy grande. No menos grande es el consumo de somníferos. Al igual que la comida y el sexo, el sueño es una necesidad instintiva del ser humano. Pasamos en este estado una tercera parte de la vida. Un lugar seguro, abrigado y cómodo donde dormir es de capital importancia para el hombre y para el animal. Por cansado que esté un animal o una persona, recorrerá un buen trecho con tal de encontrar una buena cama. Las perturbaciones del sueño las combatimos con gran inquietud y la falta de sueño la siente el individuo como una de las mayores amenazas. Un buen descanso suele estar asociado a muchas costumbres: una cama determinada, una postura determinada, una hora determinada, etc. La ruptura de esa costumbre puede perturbarnos el sueño.

    El sueño es un fenómeno curioso. Todos podemos dormir sin haber aprendido, pero no sabemos cómo.
    Pasamos una tercera parte de nuestra vida en este estado pero no sabemos nada de él. Deseamos dormir y, sin embargo, con frecuencia, percibimos una amenaza que nos llega del mundo del sueño. Tratamos de desechar estos temores restando importancia al tema, por ejemplo: «Sólo ha sido un sueño», o: «Vano como un sueño», pero, si hemos de ser sinceros, reconocemos que en el sueño experimentamos y vivimos con la misma sensación de realidad que en la vigilia. Quien medite sobre este tema, tal vez saque la conclusión de
    que el mundo de la vigilia es también ilusión, sueño como el sueño nocturno y que ambos mundos sólo existen
    en nuestra mente.

    ¿De dónde sale la idea de que nuestra vida, la que hacemos durante el día, es más real o más auténtica que la de los sueños? ¿Quién nos autoriza a poner un sólo delante de la palabra sueño? Cada experiencia de la mente es igual de verdadera, no importa que la llamemos realidad, sueño o fantasía. Puede ser un buen ejercicio mental invertir la óptica habitual de la vida y el sueño e imaginar que el sueño es nuestra verdadera
    vida, interrumpida a intervalos regulares por períodos de vigilia. «Wang soñó que era una mariposa. Estaba entre hierbas y flores. Revoloteaba de un lado a otro. Luego despertó y no sabía si era Wang que soñaba que era una mariposa o era una mariposa que soñaba que era
    Wang.»
    Esta inversión es un buen ejercicio para descubrir que, desde luego, conciencia de día y conciencia de noche, son polos que se compensan mutuamente. Por analogía, corresponde al día y a la luz la vigilia, la vida, la actividad y a la noche, la oscuridad, el reposo, el inconsciente y la muerte.

    De acuerdo con estas analogías de arquetipos, la voz popular llama al sueño el hermano menor de la
    muerte. Cada vez que nos dormimos, ensayamos la muerte. El sueño nos exige soltar todos los controles,
    toda meditación, toda actividad. El sueño nos exige entrega y confianza, abandonarnos a lo desconocido. No
    se puede conciliar el sueño a la fuerza, con un acto de voluntad. No hay como querer dormir a toda costa para
    no poder pegar ojo. Nosotros no podemos sino crear las condiciones favorables, pero a partir de ahí tenemos
    que aguardar con paciencia y confianza que el sueño venga. Apenas nos está permitido observar el proceso:
    la observación nos impediría dormir.
    Todo lo que el sueño (y la muerte) exigen de nosotros no pertenece precisamente a los puntos fuertes del
    ser humano. Todos estamos muy anclados en el polo de la actividad, estamos muy orgullosos de nuestras
    obras, dependemos mucho de nuestro intelecto y de nuestro rígido control como para que el abandono, la
    confianza y la pasividad sean formas de comportamiento familiares. Por lo tanto, a nadie debe asombrar que
    el insomnio (¡junto al dolor de cabeza!) sea uno de los trastornos más frecuentes de nuestra civilización.
    Nuestra cultura, a causa de su unilateralidad, tiene dificultades con todos los campos antipolares, como
    puede apreciarse rápidamente por la lista de analogías que exponemos. Tenemos miedo del sentimiento, de lo
    irracional, de la sombra, del inconsciente, del mal, de la oscuridad y de la muerte. Nos aferramos a nuestro
    intelecto y a nuestra conciencia de día con la que creemos poder entenderlo todo. Cuando llega la invitación a
    «abandonarse» se produce el miedo, porque la pérdida nos parece excesiva. Y, no obstante, todos ansiamos
    dormir y experimentamos la necesidad. Como la noche pertenece al día, así la sombra nos pertenece a
    nosotros y la muerte, a la vida. El sueño nos lleva todos los días a ese umbral entre el Aquí y Allá, nos
    acompaña a la zona oscura de nuestra alma, nos hace vivir en el sueño lo no vivido y nos sitúa otra vez en
    equilibrio.
    El que sufre de insomnio —mejor dicho: de dificultad para conciliar el sueño— tiene dificultades y miedo
    de soltar el control consciente y abandonarse a su inconsciente. El individuo actual apenas hace una pausa
    entre el día y la noche, sino que lleva consigo a la zona del sueño todos sus pensamientos y actividades.
    Prolongamos el día durante la noche y pretendemos analizar el lado nocturno de nuestra alma con los
    métodos de la conciencia diurna. Falta la pausa de la conmutación consciente.
    El insomne debe aprender ante todo a terminar el día conscientemente para poder entregarse por
    completo a la noche y a sus leyes. También debe aprender a preocuparse de las zonas de su inconsciente,
    para averiguar de dónde procede la ansiedad. La mortalidad es un tema importante para él. El insomne carece
    de confianza y de capacidad de entrega. Él se considera «activo» y no puede abandonarse. Los temas son
    casi idénticos a los que consideramos al tratar del orgasmo. El sueño y el orgasmo son pequeñas muertes que
    las personas con un Yo muy desarrollado experimentan como peligro. Por lo tanto, la conciliación con el lado
    nocturno de la vida es un somnífero infalible.
    Los viejos sistemas, tales como contar, dan resultado sólo en la medida en que permiten distraer el
    intelecto. La monotonía aburre la mitad izquierda del cerebro y la induce a cejar en su afán de predominio.
    Todas las técnicas de meditación utilizan este recurso: concentración en un punto, o en la respiración, en la
    repetición de una mantra o un koan inducen a pasar del hemisferio izquierdo al derecho, del lado del día al
    lado de la noche, de la actividad a la pasividad. Quien experimente dificultades en esta rítmica alternancia
    natural debe dedicar atención al polo que rehuye. Esto es lo que pretende el síntoma. Proporciona al individuo
    tiempo para dilucidar sus conflictos con las alarmas y los temores de la noche. También en este caso el
    síntoma da sinceridad: todos los que padecen de insomnio tienen miedo a la noche. Cierto.
    La excesiva somnolencia denota el problema contrario. El que, a pesar de haber dormido lo necesario,
    tiene problemas para despertar y levantarse, debe analizar su temor a las exigencias del día, a la actividad y
    el esfuerzo. Despertar y empezar el día significa actuar y asumir responsabilidades. La persona que tiene
    dificultad para pasar a la conciencia del día pretende huir al mundo de los sueños y a la inconsciencia de la
    niñez y evitar los desafíos y responsabilidades de la vida. En este caso, el tema se llama: huida a la
    inconsciencia. Si el dormirse guarda relación con la muerte, el despertar es un pequeño nacimiento. El
    nacimiento y el despertar a la conciencia pueden resultar tan angustiosos como la noche y la muerte. El
    problema está en la unilateralidad; la solución está en el medio, en el equilibrio, en la conjunción. Sólo aquí se
    descubre que nacimiento y muerte son uno.

    TRASTORNOS DEL SUEÑO
    El insomnio debe hacer que nos planteemos las siguientes preguntas:
    1. ¿En qué medida dependo del poder, el control, el intelecto y la observación?
    2. ¿Soy capaz de desasirme?
    3. ¿Están desarrolladas en mí la capacidad de entrega y la confianza?
    4. ¿Me preocupo del lado nocturno de mi alma?
    5. ¿Cuánto temo a la muerte? ¿He meditado sobre ella lo suficiente?
    La excesiva somnolencia sugiere estas preguntas:
    1. ¿Rehuyo la actividad, la responsabilidad y la toma de conciencia?
    2. ¿Vivo en un mundo de sueños y tengo miedo de despertar a la realidad?

     
    • Andrea 08:12 el 24 mayo 2012 Permalink | Responder

      Me gustó mucho la forma diferente de ver el problema del insomnio. Muy interesante. Gracias!

  • Ismael 12:19 el 18 November 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: éxito, , creencias, estrés, , , víctima   

    Qué hacemos en una situación de insomnio? 

    El insomnio normalmente proviene de una situación estresante, y el estrés surge de cómo aceptamos las situaciones de nuestras vidas. La mayoría de nosotros queremos evitar todo lo malo, dime si es que no quieres siempre vivir en un mundo de poder, amor, placer, éxito, salud; y estás continuamente huyendo de la pena, la angustia, la rabia, la frustración, el fracaso y el miedo en definitiva.

    Esa huida hace que no nos enfrentemos, que no aceptemos conscientemente el lado menos “positivo” de nosotros. De esta manera nos es imposible manejar ese stress de una manera satisfactoria y consciente, y entonces puede que surja un brote de insomnio. En este caso podemos actuar de 3 distintas maneras:

    a) hacer lo que creamos para volver a dormir mejor,
    b) quejarse a todo el mundo sin buscar soluciones reales,
    c) reconocer que algo nos molesta, que no sabemos que hacer para solucionarlo y pedir ayuda.

    Por supuesto que exigen variantes de estas 3 opciones y acostumbran a darse las 3 en un periodo relativamente corto de tiempo,  aunque lo que es importante es cómo enfocamos en primera instancia el brote de insomnio. Aunque la segunda opción sería la menos apropiada para mí, porque si que la practiqué bastante y sin resultados, puede que haya gente que escoja hacer un papel de víctima durante un tiempo para recibir consciente o inconscientemente las atenciones que necesite para luego cambiar a otro comportamiento.

    Me repito, pero es que quiero que quede muy claro: cambiar de comportamiento, si no estamos teniendo resultados, es lo que nos llevará al éxito, a tener de nuevo un sueño reparador lo antes posible.

    Actuar según la opción a) o la opción c) depende de cómo esté nuestro nivel de creencias, de cómo y cuánto nos conozcamos, o creamos que nos conocemos. Dejadme que os ponga un ejemplo, que no tiene por qué ser mayoritario aunque si que ilustra bien el proceso de actuación de un insomne que empieza con un comportamiento tipo (a):

    Jaime duerme mal y CREE que haciendo más ejercicio dormirá mejor. Entonces lo hace y comprueba los resultados. Si duerme mejor sabe que el ejercicio es necesario para su bienestar en la cama, si sigue durmiendo mal al final seguramente no tendrá ánimos para hacer más ejercicio. Si Jaime sigue durmiendo mal puede escoger entre frustrarse y pasar a un estado (b) de queja sin hacer nada; o probar otra cosa que se lo ocurra cómo ir a dormir siempre a la misma hora. Si este nuevo comportamiento de Jaime tampoco tiene éxito para él, éste puede decidir pasar a un éstado (b) o seguir con el comportamiento (a) probando acciones o cosas que Jaime CREA que le pueden funcionar. Si durante el tiempo que Jaime crea necesario no ha obtenido resultados pasará irremediablemente a un estado (b) o (c). Una vez cansado o con sus recursos agotados Jaime puede sentirse que no duerme y qué no sabe que hacer. Si se queja y no escucha tardará más en encontrar soluciones, si pide ayuda o nueva información, de la manera que Jaime CREA, obtendrá nuevos recursos para volver de nuevo a un estado (a).

    Este proceso, que no deja de ser una evolución y un aprendizaje de uno mismo, durará lo que tenga que durar hasta que Jaime esté satisfecho. Para muchos son unos días, para otros unas semanas, para algunos meses o años. Todo depende de tu capacidad de observar conscientemente si estás en un comportamiento útil o si necesitas cambiarlo.

    Repetir lo mismo una y otra vez esperando tener resultados diferentes es lo habitual y no lleva a ningún lado!

    Saludos y hasta pronto!

    Agradecería tus comentarios para este post, sería interesante ver cómo actuamos para poder cambiar a mejor, si es que hace falta!

     
  • Ismael 14:02 el 10 November 2009 Permalink | Responder
    Etiquetas: holístico, , sounder sleep system   

    Programa de radio sobre el insomnio 

    Os dejo el audio de un programa de radio en el que unos amigos hablan del insomnio desde un punto de vista más holístico.

    http://connectaambelcos.com/

    Ya me he mudado del todo, espero que pronto tenga internet en casa y ello facilite que los posts vayan saliendo más a menudo. Os comentaré en breve que tal fué el curso introductorio de Sounder Sleep System (sistema del sueño profundo) al que asistí el fin de semana pasado en Barcelona

    Hasta pronto!

     
  • Ismael 11:02 el 10 October 2009 Permalink | Responder  

    Jefes de nuestras mentes? Sounder Sleep System es un gran método para dormir de nuevo…y sin pastillas 

    Hola de nuevo

    Escribo desde un cibercafé. Me acabo de mudar y todavía sigo esperando que me den de alta en internet en mi nuevo apartamento. Mientras tanto te dejo esta entrevista a Aerin Alexander que ha salido hoy publicada en la Contra de la Vanguardia.

    Aerin tiene experiencia trabajando con desordenes del sueño y está certificada como Terapeuta SOUNDER SLEEP®.

    41 años. Nací en Buenos Aires y vivo en Los Ángelesdesde los 20 años. Estoy casada y tengo un hijo. Licenciada en Fisiología del Ejercicio. Me interesa la idea, no la práctica, del socialismo. Creo que el universo es inteligente y que nosotros somos una pequeña expresión de él

    “Todo comenzó cuando conocí a Carlos Castaneda.

    El famoso antropólogobrujo.

    Yo era bailarina, me movía con mucho esfuerzo y, según Castaneda, con poca conciencia, copiaba lo de fuera.

    Todos aprendemos por imitación.

    Sería interesante que se educara más en la interiorización. Estudié el sistema Feldenkrais de educación somática, que enseña a equilibrar energía y movimiento y a expandir los sentidos. Michael Krugman, que profundizó en la metodología, se especializó en el estudio de calmar la mente y creó el método Sounder Sleep (sueño profundo); me apasionó y me convertí en su alumna.

    ¿Dormir bien tiene truco?

    Sí, para dormir bien debes relajarte durante el día. El sistema nervioso central funciona de manera muy simple, se divide en dos parte: el sistema simpático (excitación) y el parasimpático (inhibición). Hay que encontrar el equilibrio entre estos dos estados.

    Explíqueme cómo hacerlo.

    Con movimientos muy pequeños que se hacen repetidamente durante el día y que sirven para bajar las tensiones y calmar la mente, porque nuestra mente va a una velocidad y nuestro cuerpo físico va a otra.

    La mente suele tener prisa…

    Debemos entrenarla para que siga el ritmo de la respiración y que se aquiete y se calme cuando queremos dormir. La gente con insomnio presenta síntomas de excitación excesiva, una sobreactivación de los mecanismos innatos del cuerpo en respuesta al estrés, como si la respuesta innata de pelear o huir estuviera siempre activada.

    Una tortura.

    Ponga las manos en su regazo enlazando los dedos. Ahora estire hacia arriba los índices de modo que las yemas descansen una contra la otra. Quédese así cinco minutos.

    Me pondré histérica.

    No, si sabe lo bien que le está sentando: una gran parte de su cerebro motriz está dedicada a las manos. Cuando estabilizamos las manos, tal como está haciendo, su cerebro disminuye su actividad y nos calmamos. Fíjese en que los cristianos entrelazan las manos para orar y los budistas realizan los mudras, que son posturas estáticas de las manos, y eso les ayuda en sus mediaciones.

    ¿Y ya está?

    Si añadimos movimientos muy sutiles, lentos, suaves e infrecuentes, casi imperceptibles, nos tranquilizamos todavía más. Por ejemplo, tal como está, presione con los pulgares hacia abajo cuando exhale el aire y relájelos en la inhalación.

    ¿Cuestión de atención?

    Hay que involucrar cuerpo y mente. Unos científicos de Harvard descubrieron que, en un buen dormir, al inhalar, el corazón se acelera, y al exhalar, se desacelera. Hay un acoplamiento cardiopulmonar.

    Respiramos con todo el cuerpo.

    Por eso es tan importante atender a nuestra respiración varias veces al día. Ponerse la mano derecha en el corazón y conectar con la respiración natural del cuerpo unos cuatro minutos sin tratar de controlarla.

    Un buen hábito, sin duda.

    Al córtex cerebral llegan las señales de todas las terminaciones nerviosas. Nuestras manos y cara representan un 70% de esas terminaciones, por eso a través de ellas podemos calmar el cerebro.

    ¿Qué puedo hacer con mi cara para relajarme?

    La tensión se acumula en las mandíbulas, mucha gente mientras duerme aprieta los dientes. Si llena sus carrillos, primero el de la derecha, luego el de la izquierda, la parte inferior del labio y la superior varias veces se relajará. Del mismo modo que si bosteza unas cuantas veces seguidas, porque se distiende la cara y el diafragma.

    ¿Cuántos ejercicios enseña?

    Más de sesenta, pero uno debe practicar los que le vayan mejor según donde acumule la tensión; pero lo importante es que sepamos que hay maneras de provocar un cambio en el sistema nervioso. No somos víctimas del estrés: igual que lo hemos creado, podemos hacerlo desaparecer.

    Entiendo.

    Por lo general, nuestro cuerpo sigue a la mente, y se trata de aprender lo contrario. Cuando piensa “no voy a llegar”, su cuerpo se transforma: se acelera el ritmo cardiaco, la respiración, la presión arterial…

    ¿Cómo estar atento sin estar tenso?

    Sabiendo que no debo llevar los hombros a las orejas para estar atento; todo eso lo hemos copiado de nuestros mayores. El cuerpo de todos los animales se contrae como mecanismo de defensa, pero nosotros que tenemos este córtex cerebral tan maravilloso podemos elegir, decirnos “no es para tanto”, bajar los hombros y respirar de nuevo.

    ¿Conciencia?

    Conciencia a través del movimiento. La tranquilidad, el bienestar, va de dentro afuera y debemos cuestionarnos lo que va en dirección contraria. ¿Quién inventó que son necesarias ocho horas para dormir, ocho para trabajar y ocho de ocio?

    La industrialización.

    Hay que seguir el propio ritmo natural. Hay quien duerme seis horas con intensidad y funciona mucho mejor que el que duerme ocho con hipnóticos. A menudo, menos es más. Hacemos mucho y consumimos mucho, pero estamos carentes de ser. Para recuperarlo, debemos conectarnos con él.”

    Los estudios demuestran que cuanto más se exceden las 40 horas de trabajo a la semana, más nos estresamos y menos dormimos. Alexander se ha especializado en el método Sounder Sleep y da cursos por todo el mundo.  “Cuando somos niños tenemos a nuestras madres que nos acunan, pero de adultos debemos provocar ese estado de bienestar interno que pasa por lo psíquico y por lo físico; debemos provocar un cambio en nuestro sistema nervioso, aprender a inhibir la excitación causada por el estrés de la vida diaria a voluntad”.

     
  • Ismael 13:08 el 29 September 2009 Permalink | Responder  

    No estamos solos 

    Quizás ya habrás leido si te interesan las estadísticas que aproximadamente una tercera parte de la población occidental sufrimos problemas para dormir. Eso es muchísimo! Entre hombres y mujeres, las mujeres se ven doblemente afectadas, y entre ricos y pobres, también los pobres duermen peor. Por lo que el estereotipo, aunque no me guste etiquetar, de persona insomne viene a ser el de una mujer de mediana edad, madre de familia y con problemas económicos. Queda claro pues, que la preocupación genera un estado de alerta mental continua en el cuál es imposible pegar ojo.

    manifestacion1976 Con todo esto, aunque en medio de la noche te sientas solo y por la mañana te puedas sentir incomprendido por tu cansancio y tu mal humor, te hago saber que NO ESTÁS SOLO, milones de personas sufren como tú, unas se quejan en público, otras en silencio, y muchas acaban cogiendo esta pobre calidad de vida como algo normal. Si todos los insomnes (sobretodo los crónicos) no estuvieran tan cansados y se reunieran para salir a la calle y manifestarse, la presión política y social seria abrumadora. Se le daría importancia a esas 7-8 horas del día de las cuales no se sabe casi nada, se investigaria más y se destinarian muchos más recursos para aclarar muchas incógnitas de sobre el por qué no duermes y no sería una rama tan minoritaria de la ciencia como lo es hoy en dia. Creo recordar que en el 2005 en EEUU solamente se dieron 4 millones de $ para investigar sobre los trastornos del sueño, que equivale a lo que se gasta cada media hora ese país en sus guerras.

    Mi objetivo es, de momento, hacer llegar este blog a contra más personas mejor. Si ahora mismo estás desesperando por dormir, agotado, nervioso, decirte que yo te puedo facilitar consejos, trucos e información pero que en TI está el hacer algo para cambiar esa dinámica del sueño actual y salir del círculo vicioso. Permítete el relajarte si eso es lo que crees que necesitas hacer.

    Hasta pronto! Te dejo con un video sobre la higiene del sueño, sobre la cual ya hablaré en futuros posts.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar