Etiquetado: sangre Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Ismael 12:42 el 16 April 2010 Permalink | Responder
    Etiquetas: alcohol, cena, comida, cremas, digestión, , hacer, hambre, , , , , sangre, ser   

    LA CENA IDEAL PARA DORMIR MEJOR 

    Helena González, nutricionista energética y graduada en medicina china, nos regala este post continuación del anterior. Espero que los disfruteis.


    Dime que cenas y te diré como duermes o como te levantas. La última comida del día es la que más nos va afectar a nivel energético y fisiológico durante la noche y en nuestro estado al levantarnos.

    Y, ¿porque es tan importante la cena para dormir y levantarme bien?

    Por la noche, cuando llegamos a casa tarde del trabajo o hemos acabado con todas las tareas del día, es el momento en el que nuestro cuerpo y nuestra mente acumulan más tensión. Hemos estado todo el día haciendo y haciendo, de aquí para allá. Coche, metro, autobús, prisas, agenda, niños, compra, gimnasio… un sinfín de actividades! Seguramente, apenas nos hemos dedicado un momento para encontrarnos con nosotros mismos, para conectar con nuestro cuerpo, nuestras emociones… para SER. HACER es lo que prioriza en nuestra sociedad actual, sin embargo, nuestra alma, no se alimenta del HACER sino del SER.

    Cuando llegamos a casa después de tanta actividad y con mucho cansancio físico y mental, hambrientos, lo que más deseamos es RELAJARNOS, si? Y entonces, la mayoría empezamos a abrir los armarios buscando algo para picar si la cena no está lista, nos relajamos con algo de alcohol, o nos sentamos en la mesa a DEVORAR esa cena. Comemos hasta sentirnos relajados. Y con la barriga llena, nos tumbamos en el sofá, delante el televisor o delante el ordenador. Habrá quien le entre al cabo de un rato, un sopor y sienta una profunda relajación. O por el contrario, después de cenar se sienta aún más activo. Aunque en los dos casos, es probable que al ir a la cama nos cueste conciliar el sueño (insomnio inicial) o nos durmamos profundamente pero entre la 1h y las 3h de la mañana…nos despertemos y empiece el insomnio (insomnio medial).

    ¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué no puedo dormir? Estoy ansioso, nervioso, con mucha actividad mental, tenso, activo… ¿porque? Porque estás digiriendo la cena. Esa cena tardía, en la mayoría de los casos, y copiosa (con carne, quesos o embutidos, horneados como pan, pizza, alcohol, fruta cruda (activa)…). Vuestro Hígado en vez de estar descansando, almacenando la sangre (lo hace durante la noche), está haciendo la digestión! Si el Hígado está trabajando, difícilmente puede haber un sueño reparador, y muy probablemente haya insomnio. Vuestro sistema nervioso no está recibiendo suficiente energía para “reparar” y nutrir sus neuronas de toda la actividad mental del día porque gran parte de la energía está en vuestro sistema digestivo! De esta manera, con cenas tardías y densas, es difícil poder tener un sueño profundo y reparador, y levantarme al día siguiente con mucha energía y con ganas de comerme el mundo.

    Entonces, ¿cual es la cena ideal para dormir bien y mejor? Una cena temprana y ligera, y por supuesto que ME RELAJE! Toda esa tensión con la que acabo al final del día, esa inercia de actividad y prisas las puedo relajar con una cena que me de DULZOR y PAZ INTERIOR.

    ¿Qué alimentos me van a dar DULZOR Y RELAJACIÓN? Las verduras dulces como la calabaza, la zanahoria, la chirivia, la cebolla, el calabacín, la coliflor… cocinadas en finas cremas. Las cremas de verduras dulces o los caldos de verduras son platos muy ligeros (la verdura está ya triturada o en caldo) que no implican mucha fuerza de digestión. Al final del día quiero que mi Hígado se relaje, no voy a darle más trabajo!

    Si se tiene más hambre y se cena con unas 3 horas de antelación antes de acostarse, se puede añadir a la crema o caldo algo de pasta o cereal (mejor integral) o proteína vegetal como seitán, tempeh o tofu ahumado. Las verduras hechas al vapor también dan al cuerpo y a la mente una energía de relajación. Sin embargo, las cremas son el plato ideal para conseguir un estado de relajación y quietud por la noche.

    Alguien puede pensar: ¿y sólo eso para cenar? con el hambre que llego yo a casa! Y siempre es bueno preguntarse: ¿Cuántos kilómetros tengo del sofá a la cama? Muy pocos metros, muchos menos de los que recorro cada día durante mi jornada!

    Los alimentos nos dan energía en forma de glucosa para que podamos funcionar y hacer actividades. Para ir a dormir no necesito un depósito de energía lleno, mi cuerpo va estar en ralentí, con una mínima actividad. Por la mañana es cuando debo llenar ese depósito al máximo, para rendir de forma estable durante todo el día!

    Querer quitarnos esa tensión acumulada de todo el día, ese estrés, esa rabia, insatisfacción… devorando comida, es un ERROR. El cuerpo Emocional no tiene dientes! Las emociones las podemos trabajar de otra manera (ejercicios de relajación, inducciones, yoga, masaje…). Recordad: vuestros cuerpos físico, mental y emocional llevan activos, a un ritmo frenético, todo el día, queredlos y no los canséis más. FELICES Y DULCES SUEÑOS!

    Helena Gonzalez

    Podeis consultar recetas en: http://www.vidaenergetica.blogspot.com

    Anuncios
     
    • Christian 09:43 el 16 agosto 2011 Permalink | Responder

      Muy buen post, muchas gracias me ha sido de una gran ayuda. Ahora se porque no puedo dormir, y no volvere a comer cosas pesadas antes de acostarme. =)

    • Daniel 06:46 el 19 abril 2013 Permalink | Responder

      Gracias! muy util

  • Ismael 19:35 el 15 March 2010 Permalink | Responder
    Etiquetas: ansiedad, calor, canal central, chakras, , corazón, digestiones, energética, estómago, fluidos, frío, , , , meridianos, prisas, pulmones, sangre   

    Vision energética del insomnio 

    Información mayoritariamente extraída del libro “Nutrición Energética y Salud” del Dr. Perez-Calvo.

    Cuál es la razón para que en ocasiones nos cueste tanto hacer algo tan natural como dormir y recuperarnos durante la noche?

    Desde el punto de vista de la medicina energética, el hecho de dormir implica que la conciencia abandona la parte externa del cuerpo para recogerse en su interior, en su eje, conocido por las medicinas orientales como canal central.

    El cuerpo humano está recorrido por un canal central que va  desde la punta de la coronilla hasta el perineo, atravesando de arriba a abajo todo el organismo. Este canal central está flanqueado por dos canales laterales a lo largo de los cuales también circula la energía. Alrededor y a lo largo del canal central se encuentran también los llamados chakras, centros de energía encargados de distribuirla por los meridianos, órganos y tejidos del cuerpo. El canal central es el que se ocupa de absorber la energía para que sea posible dormir. Si se presentan dificultades en esta absorción, pues no se puede conciliar el sueño debidamente

    Antes de enfilar el camino del canal central, la energía debe pasar por el hígado y el corazón. Cuando el hígado está contraído, fruto muchas veces de algún problema emocional que obiliga a la contención, la energía no es capaz de atravesarlo y llegar al canal central. Surge entonces ese tipo de insomnio que suele ir acompañado de pensamientos obsesivos, estado emocional alterado, fijación por determinadas ideas o asuntos conflictivos, etc. Se trata del clásico insomnio que sufrimos cuando un problema nos lleva de cabeza y nos fuerza a estar dándole vueltas toda la noche. En estos casos, lo conveniente es solucionarlo o, cuando almenos, vislumbrar la posibilidad de hacerlo. Una vez que el conflicto se resuelve, las dificultades para dormir desaparecen.

    Otro desarreglo muy común relacionado con el insomnio es el exceso de calor en el corazón y pulmones. Cuando tenemos un buen estado de salud, la zona superior del cuerpo se mantiene algo más fresca que la zona inferior. En una situación ideal, las manos y la cabeza, por ejemplo, acumulan menos calor que el resto del organismo. Como sabemos, la cabeza soporta muy bien el frío ambiental; en cambio, los riñones o la zona intestinal pueden sufrir serios problemas de salud si se ven atacadas por él.

    El frío tiene una dirección descendente y el calor ascendente, y por lo común las temperaturas se mezclan – a través de los meridianos energéticos de la medicina tradicional china – sin alterar el normal funcionamiento del organismo. Los problemas de insomnio aparecen cuando, por uno u otro motivo, el calor se asienta en la parte superior del cuerpo. Cuando eso se produce, la energía de corazón se agita de modo que el canal central no puede absorberlo. Si a ello se une la presencia continuada de frío en la zona abdominal, el desarreglo puede llegar cronificarse. El frío en la zona abdominarl fomenta las digestiones débiles, que a su vez son el motivo de que la parte de arriba del cuerpo no se nutra como es adecuado. De ahí la pérdida de capacidades mentales y de memoria y la aparición del insomnio. El exceso de calor y sequedad en el corazón genera ansiedad o angustia, sensaciones que tienen tendencia a prolongarse de forma indefinida si no se repara en cuál es la raíz del problema.

    A menudo el exceso de energía, o exceso de “fuego”, en el corazón, tiene que ver con un exceso de fuego en el estómago, con un posible exceso de acidez, con la sed o el hambre.

    Otra causa de insomnio, de consecuencias menos graves, es la deficiencia de sangre o fluidos en el corazón o el pulmón. En este caso el corazón también padece un exceso de calor, pero éste no es fruto del fuego que asciende del hígado o el estómago, sino de la falta relativa de fluidos que se ocupan de refrescarlo. Esa carencia produce dificultad para conciliar el sueño o hace que uno se despierte varias veces durante la noche, pues el sueño se vuelve excesivamente superficial. En este caso lo que hay que hacer es nutrir la sangre mediante alimentos que ayuden a hidratar el corazón

    Por otra parte, es posible saber cuál es el órgano que está en la base del desarreglo si antendemos a la hora en que nos despertamos. Cuando uno se despierta entre la una y las tres de la mañana, el problema de fondo suele ser un exceso de energía en el hígado. Si lo hace entre las tres y las cinco, el órgano sobrecargado es el pulmón y corazón (relativo a los fluidos que ya hemos comentado). Cuando el insomnio se produce a partir de la cinco, seis de la madrugada (siempre teniendo en cuenta que hablamos de horas solares), éste está vinculado con un exceso de energía en el intestino grueso o en el estómago.

    Por último, también las prisas calientan la zona del corazón. Según la medicina tradicional china, la persona que sufra de insomni debe organizar su agenda de modo que disponga de tiempo de sobra para llevar a cabo sus tareas diarias. Debe acostumbrarse, en definitiva, a desenvolverse lentamente, lo cual le ayudará a no calentar demasiado la zona del plexo cardíaco. La prisa sistemática suele producir ansiedad y calor en el corazón.

    Próximo post sobre cómo tratar estos desequilibrios mediante una adecuada alimentación


     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar